homeEl IslamCulturaIdioma ÁrabeMediaConózcanosVisítenosContacto compartir

MusabaqatReino de Arabia Saudita

El Reino de Arabia Saudí cuenta con una larga y rica historia cuyas raíces se encuentran en las civilizaciones antiguas de la Península Arábiga. Los antiguos nómadas de la región desarrollaron un profundo amor por la tierra y un fuerte sentimiento de independencia. Con la llegada del Islam en el siglo VII, las tribus y los clanes se unieron bajo una misma religión.

El Estado de Arabia Saudí se estableció a principios del siglo XVIII en la región central de la Península Arábiga.

El Estado Moderno fue fundado en 1932 por el Rey Abdulaziz bin Abdelrahman Al-Saud. La nación experimentó un considerable crecimiento en un corto período de tiempo, estimulado por el descubrimiento de petróleo en la década de los 30. Los saudíes disfrutan actualmente un alto nivel de vida basado en una economía cada vez más diversificada y tienen acceso a las más modernas comodidades y servicios. Orgullosos de su historia y partícipes activos en el éxito de la modernización de su país, los saudíes se enfrentan al futuro con gran confianza.

El Reino de Arabia Saudí abarca casi cuatro quintos de la Península Arábiga, tres veces España. Geográficamente, está situado al sudoeste de Asia. El este de Arabia Saudí es una meseta que comienza con el gran desierto de Nafud al norte, continúa a lo largo del Golfo Arábigo y culmina en el sur con el mayor desierto de arena del mundo, el Rub Al-Khali. Al oeste de esta meseta está el Najd, el corazón de la Península, conocido por sus espectaculares escarpadas y sus desiertos de arena y grava. Riad, capital de Arabia Saudí, se encuentra localizada en el Nadj. Una cadena de montañas al oeste de Arabia Saudí corre en paralelo al Mar Rojo. La Región de Hijaz a lo largo del Mar Rojo encierra las Ciudades Santas de La Meca y Medina, la ciudad portuaria de Jeddah y la ciudad de veraneo, Taif.

Historia Antigua

info

Oriente Medio, de la cual es parte Arabia Saudí, es la cuna de la civilización.

Es en este área donde el hombre por primera vez se asentó en comunidades agrícolas, desarrolló la agricultura y la vida doméstica, perfeccionó el comercio e inventó la escritura, creando el escenario para el desarrollo de civilizaciones como Babilonia, Nivea, Fenicia y Egipto. En los alrededores, más tarde, otras grandes civilizaciones, Grecia y Roma, florecen, beneficiando los sistemas pioneros económicos y sociales de las gentes de la región.

Los habitantes de la Península Arábiga desarrollaron una civilización por sí mismos oponiéndose a cualquier conquista externa. Interactúan económica y culturalmente, comerciando con comunidades del área de AlKhilal AlKhasib (que se extiende desde el actual Iraq a través de Siria y Turquía) así como Egipto, el Imperio Romano y otras gentes más allá de su área inmediata.

Las ciudades a lo largo del oeste y este de la frontera de la Península Arábiga se localizaban en la ruta comercial. A lo largo de ésta han sido descubiertas evidencias de un extenso comercio que datan del 3000 a.C. Las mercancías de este temprano comercio incluían productos agrícolas, especias, textiles, oro e incienso.

El estilo de vida de los antiguos árabes se vio fuertemente influenciado por el desierto, que fomentó un potente sentimiento de independencia y adaptabilidad a los cambios ambientales. Mientras algunos árabes retornan a la agricultura, formando asentamientos alrededor de fuentes o de oasis, otros se convierten en nómadas, viajando con sus rebaños a través del desierto en busca de agua y tierras de pasto. Se formaron ciudades de caravanas a lo largo del oeste de la región costera del Mar Rojo. Aunque el clima del desierto resultó difícil de soportar, proveyó aislamiento y protección a los árabes durante siglos.

Historia Moderna

info

Oriente Medio, de la cual es parte Arabia Saudí, es la cuna de la civilización.A principios del siglo XVIII, Sheikh Muhammad bin Abdul Wahhab, hijo de un juez religioso, hizo una llamada a los musulmanes para que volvieran al Islam original. Inicialmente perseguido, finalmente halló protección en la ciudad de Diriyah, gobernada por Muhammad bin Saud, miembro de una importante familia saudí. La asociación entre estos dos hombres finalmente condujo a la fundación de Arabia Saudí.

A principios de 1800, la familia Al-Saud gobernaba la mayoría de la Península Arábiga. Este incremento de poder alarmó al Imperio Otomano, enviando sus ejércitos para contener su influencia. Finalmente tomaron Diriyah, terminando de este modo la primera fase del reinado de los Al-Saud en 1818.

En 1824, los Al-Saud recuperaron el control político de Arabia Central y una vez más gobernaron la región desde la nueva capital, Riad, localizada cerca de Diriyah. Un período de disturbios y de guerras tribales comenzaron en 1865 y como resultado la familia Al-Rashid, con el apoyo de los Otomanos, extendieron su poder por todo el estado saudí. Los Al-Saud, bajo el liderazgo de Abdelrahman, se vieron forzados a exiliarse en 1891. Vivieron en la frontera del Gran desierto de Rub Al-Khali antes de asentarse en Kuwait.

Con 21 años, Abdelaziz bin Abdelrahman Al-Saud abandonó Kuwait en 1901, determinado a recuperar todo el territorio que una vez dominaron sus antepasados y extendiendo su protección a las Ciudades Santas de La Meca y Medina. En una temeraria batalla recuperó Riad en 1902. Este hecho marcó el principio de la formación del estado moderno de Arabia Saudí. Tras el establecimiento de su sede central en Riad, Abdelaziz procedió, en las siguientes décadas, a unificar las diferentes regiones en una sola nación.

El 23 de septiembre de 1932, el país, un estado islámico, pasó a llamarse “Reino de Arabia Saudí”. Como lengua nacional se designó el árabe y el Sagrado Corán se convirtió en su constitución.

La estabilidad y la prosperidad que ha reinado en Arabia Saudí desde entonces se debe en gran parte al legado de su legendario fundador. El Rey Abdulaziz fue un notable líder visionario que lanzó Arabia Saudí a su lugar por derecho en el escenario mundial. Aunque nunca abandonó el mundo árabe, asombró a los visitantes con su astuta maestría en los asuntos internacionales y demostró ser un sofisticado hombre de estado. Autodisciplina y moderación, inteligencia y valentía, eran virtudes que se vieron reforzadas por su profunda devoción a Dios.

Durante su gobierno, el Rey Abdulaziz colocó las bases para la modernización de su país. Comenzó con la creación de una infraestructura para el país, primero construyendo carreteras y estableciendo sistemas de comunicaciones básicas y, más tarde, introduciendo tecnología moderna e incrementando la educación, la sanidad y la agricultura.

Saud, el hijo mayor de Abdulaziz, accedió al trono tras la muerte de su padre en 1953. Instauró el Consejo de Ministros y estableció los Ministerios de Salud, Educación y Comercio. Abrió un gran número de escuelas y el 1er Instituto del Reino de Educación Superior, la Universidad Rey Saud, en Riad en 1957. Este año, el Rey Saud realizó el primer viaje de un monarca saudí a los Estados Unidos. En 1962, Arabia Saudí patrocinó la Conferencia Islámica Internacional con sede central en La Meca, la cual fomentó la Liga del Mundo Musulmán.

Faisal bin Abdulaziz se convirtió en rey en 1964. El gobierno del Rey Faisal estuvo marcado por el respeto a la tradición combinado con la innovación. Mientras su padre había formado el Reino, Faisal construyó y consolidó el país. Su vasta experiencia en asuntos internacionales comenzó a una edad temprana y le permitió dedicar grandes esfuerzos a este área durante su reinado. Para estrechar los lazos entre las naciones islámicas, viajó a lo largo del mundo árabe e islámico. Tomó firme control de la política fiscal de su país y en 1970 inició el primero de los cinco Planes de Desarrollo que tiene como resultado el rápido progreso de Arabia Saudí. El Rey Faisal fue una fuerza central para el establecimiento en Jeddah en 1971 de la Organización de la Conferencia Islámica, compuesta por los países islámicos y dedicada a promover la unión y cooperación islámica. El Rey Faisal fue nombrado “Hombre del Año” por la Revista Time en 1975 y fue uno de los más respetados líderes mundiales, así como el hombre más poderoso.

Khalid bin Abdulaziz sucedió al Rey Faisal en 1975. Bajo su liderazgo, Arabia Saudí continuó su desarrollo en una notable época de paz. El Rey Khalid lanzó los monumentales segundo y tercer Plan de Desarrollo en 1975 y 1980, bajo los cuales el país estableció su mayor infraestructura. El nivel de vida incrementó sustancialmente y el Reino adquirió importancia económica y política tanto a nivel nacional como internacional. En 1981 se formó el Consejo de Cooperación del Golfo, que unió Arabia Saudí con Bahrain, Kuwait, Oman, Qatar y los Emiratos Árabes para la cooperación y coordinación económica y de seguridad.

El Rey Fahd bin Abdulaziz sucedió al Rey Khalid en 1982, que Allah tenga Misericordia de ellos. Y este a su vez fué sucedido por el Rey Abdallah bin Abdulaziz en el 2005, y este es actual dirigente del reino, Allah lo proteja.

Sus Provincias

Arabia Saudí está divida en 12 provincias, cada una con su respectiva capital.

El Gobernador responsable de cada provincia es elegido por un período renovable de 4 años.

Provincia

Capital

Provincia

Capital

Riad

Riad

Tabuk

Tabuk

La Meca

La Meca

Qassim

Buraidah

Medina

Medina

Hail

Hail

Región Oriental

Dammam

AlJouf

Sakakah

Asir

Abha

Región de la Frontera Norte

Ar´ar

AlBaha

AlBaha

Jizan

Jizan

Datos Socio Económicos

info

Agua y Agricultura

El Reino de Arabia Saudí ha realizado grandes progresos en la consecución de autosuficiencia en la producción de alimentos. El desarrollo agrícola de Arabia Saudí es uno de los más competentes dentro de la actual agricultura de Oriente Medio. Los gobernantes del país siempre han fomentado el crecimiento del sector agrícola, no sólo para alcanzar la seguridad alimentaria, sino también por su contribución a la diversificación de la economía tanto como la principal actividad, el petróleo. Actualmente, el sector agrícola emplea un importante número de personas y utiliza las últimas técnicas para producir una gran variedad de mercancías, abasteciendo las reservas de Arabia Saudí y exportando el excedente a otros países del mundo. 

El logro agrícola es el más impresionante considerando la geografía del Reino. Arabia Saudí es un país extenso sin ríos permanentes, y menos del 2% de su superficie terrestre está cultivado. El Rub Al-Khali, el mayor desierto del mundo, se extiende a lo largo del sur del Reino. En conjunto, sólo un promedio de 10 cm3 de lluvia cae anualmente en el país, uno de los más bajos de todo el mundo. Al mismo tiempo, la Península Arábiga ha albergado regiones fértiles como la provincia de Asir en el sudoeste, AlQatif y AlHasa en la Región Oriental y en las provincias de Hail y Qasim. 

El agua, claramente, es la llave de la agricultura en Arabia Saudí. El Reino ha llevado a cabo un programa diverso para proporcionar el agua necesaria para conseguir el espectacular crecimiento del sector agrícola. Se ha construido una red de diques para recoger, encauzar y almacenar las preciadas riadas estacionales. Se han derivado grandes reservas de agua subterránea hacia profundos pozos. Las plantas desalinizadoras producen agua dulce del mar destinada para su uso urbano e industrial. Estos esfuerzos colectivos han conseguido transformar grandes terrenos baldíos en fértiles fincas agrícolas. Las tierras cultivadas, menos de 400.000 acres en 1976, alcanzan millones de acres en el siglo XXI.

Transporte y Comunicación

info

La red de transporte y comunicación establecida en las dos últimas décadas del siglo XX ha hecho posible que Arabia Saudí asuma un importante y creciente papel en los asuntos económicos y políticos internacionales.

Con una población en aumento y un ritmo de vida cada vez más rápido, los beneficios de la revolución en la comunicación son aprovechados para incrementar el nivel de vida de los ciudadanos.

Durante miles de años, los mercaderes, peregrinos y beduinos han estado viajando por las antiguas rutas comerciales y de caravanas de la Península Arábiga. Atravesar el vasto desierto sólo era posible durante las horas más frescas del día y en las estaciones menos rigurosas del año. Pero los tiempos en que se tardaba un mes o más de arduo viaje para cruzar la Península han pasado a la historia. Hoy, gracias a la moderna red de carreteras, las ciudades más alejadas del Reino se encuentran a tan solo unas horas. Además, todas las ciudades están conectadas a través de sistemas postales y de telecomunicaciones altamente avanzados e integrados en la red mundial. 
El rápido movimiento de población y mercancía ha sido vital para la modernización de un extenso país con una población diseminada. Desde 1970 ha tenido lugar un progresivo y especial énfasis en la mejora de la infraestructura de transportes del Reino. Arabia Saudí posee en la actualidad una de las mejores redes de transportes nacionales y uno de los más sofisticados sistemas de comunicaciones del mundo, a pesar de las grandes distancias entre ciudades y el rudo terreno del país. El transporte y la comunicación han ayudado a que Arabia Saudí lleve la prosperidad a sus regiones más remotas.

Con una visión de gran alcance, los gobernantes de Arabia Saudí, empezando por el Rey Abdulaziz bin Abdulrahman Al-Saud, su fundador, entendieron la gran importancia que tenían las carreteras, los ferrocarriles, el transporte aéreo y las telecomunicaciones para construir una nación moderna. Un legado para las progresivas tentativas del gobierno de la nación, la infraestructura que establecieron continúa reforzando la unidad nacional, al tiempo que provee de base para un futuro desarrollo económico y nacional.

Energía

info

Más de una cuarta parte de las reservas mundiales de petróleo se halla en el subsuelo y en la costa de Arabia Saudí.

El descubrimiento de esas reservas y la construcción de las necesarias instalaciones para hacer posible su uso han convertido al Reino en el mayor exportador mundial de petróleo y gas natural. Esto ha permitido a Arabia Saudí realizar una de las mayores transformaciones conseguida por una nación en un corto período de tiempo.

Desde 1970, Arabia Saudí ha gastado alrededor de un trillón de dólares americanos, generados por la venta del petróleo y sus productos, para establecer una sofisticada infraestructura y servicios sanitarios y educativos modernos. La existencia de grandes yacimientos de hidrocarburos dentro del territorio ha conferido a Arabia Saudí un papel único. En respuesta, el Reino ha adoptado una política energética basada en el compromiso de mantener la estabilidad en los mercados mundiales.

El nivel de producción de petróleo en Arabia Saudí varía según el estado del mercado internacional de petróleo y la cuota de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEC). Fundador y miembro principal de la OPEC, Arabia Saudí ha asumido el papel guía en la organización como fuerza constructiva para la cooperación en asuntos energéticos.

El país además se ha centrado en desarrollar otros recursos energéticos y minerales. El gas natural es en la actualidad recogido y utilizado. El Reino ha llegado a ser un productor de derivados del petróleo refinado y petroquímicos, como el combustible, el diesel, el queroseno y la gasolina. Con los descubrimientos recientes de metales preciosos y otros yacimientos, Arabia Saudí espera convertirse en las décadas venideras en el mayor exportador de minerales. Esos recursos recién identificados, junto con programas de diversificación de fuentes energéticas del país, están siendo desarrollados para construir una economía más fuerte y más resistente.

Educación

info

En los tiempos en que se fundó Arabia Saudí, en el año 1932, la educación no era accesible para todos y estaba limitada a la enseñanza individualizada en las escuelas religiosas de las mezquitas de las áreas urbanas. Estas escuelas instruían en leyes islámicas y el arte de lectura y escritura básicas.

A finales de siglo, Arabia Saudí contaba con un sistema de educación nacional que proporcionaba educación gratuita a todos los ciudadanos desde preescolar hasta la universidad. Al mismo tiempo que el estudio del Islam sigue siendo la materia central, el sistema contemporáneo de educación de Arabia Saudí facilita una educación de calidad en los diversos campos científicos y artísticos tanto tradicionales como actuales. Esta diversidad ayuda a conocer las crecientes necesidades del Reino para que los ciudadanos de educación superior realicen rápidos progresos.

La piedra angular del desarrollo de los recursos humanos hace un especial énfasis en la educación femenina y en el empleo. A principios de los 60, el Gobierno introdujo por primera vez la educación actual para las mujeres. Hoy, el 49% de 4,3 millones de estudiantes de educación general son mujeres. El nº de ellas en educación superior supera al nº de hombres y más de una tercera parte de los empleos civiles del gobierno están ocupados por éstas.

El sistema de educación de Arabia Saudí busca transmitir el legado del Islam y la sabiduría del pasado a las nuevas generaciones, mientras son educados para enfrentarse a los desafíos del futuro. Tanto si sus intereses son técnicos, científicos, como artísticos, los estudiantes hoy en día tienen la oportunidad de perseguir el conocimiento en una gran variedad de campos dentro de las más modernas instituciones de educación.

Deportes y Recreación

info

Durante miles de años, las gentes de Arabia Saudí han gozado de actividades deportivas. Los relatos de los ancianos hablan de carreras de caballos y camellos al tiempo que la cetrería y la caza con perros eran deportes tradicionales.

El perro de caza saluki, llamado así por una antigua ciudad al sur de Arabia, es considerado por la mayoría de los historiadores como el  perrodoméstico más antiguo del mundo. Esta raza ha sido por largo tiempo un símbolo distinguido de destreza en cacería y en varias ocasiones ha sido representada por el antiguo arte de Oriente Medio.

La cetrería es un deporte tradicional con una larga historia en Arabia Saudí. En este deporte excitante y dinámico, el hombre y el animal trabajan juntos en coordinación precisa. Debido a que actualmente el halcón está en peligro, la cetrería está limitada y cuidadosamente regulada.

Las carreras de caballos y camellos son otro deporte tradicional más popular si cabe en la actualidad que en el pasado. El famoso caballo árabe tiene una pureza de sangre que data de hace miles de años. Bello, inteligente y leal, el caballo árabe es una de las razas más solicitadas del mundo. Los modernos hipódromos de Arabia Saudí se asemejan a los del resto del mundo aunque las apuestas están prohibidas.

Las carreras de camellos eran un deporte tradicional de las tribus beduinas. Magníficas y espectaculares, las carreras contaban con miles de animales corriendo a través del desierto abierto. Hoy en día, el reglamento de las carreras ha sido adecuado a los modernos hipódromos, y durante los meses de invierno las carreras de camellos tienen lugar cada lunes en el Estadio Riad.

La Carrera Anual de Camellos del Rey, instituida en 1974 y con un recorrido de 21 Km., se ha convertido en una de las más importantes del mundo. Acuden entre 20.000 y 30.000 espectadores. En la carrera anual de camellos del Festival de Herencia y Cultura Nacionales en Jenadriyah compiten más de 2.000 camellos y sus jinetes.

Deportes acuáticos: Algunos de los más bellos arrecifes de corales se encuentran en el Mar Rojo y en la costa del Golfo Arábigo. Un paraíso para los buceadores y nadadores, esas zonas costeras ofrecen infinitas horas para la exploración submarina. El surf, la navegación y el esquí acuático son pasatiempos populares. Además, en las profundidades del Mar Rojo se pueden encontrar algunas de las mejores especies marinas.

 

Economía

info

Tiene una boyante economía basada en el petróleo con un fuerte control gubernamental sobre las principales actividades económicas.

Un 40 % del PIB proviene del sector privado. Los lazos políticos y económicos con los Estados Unidos son particularmente fuertes. El sector del petróleo produce el 75 % de los ingresos presupuestarios, el 35 % del PIB y el 90 % de los ingresos por las exportaciones. Posee las mayores reservas mundiales de crudo (el 26 % de las registradas), es el principal exportador de petróleo y juega un papel preponderante en la OPEP. En la década de los 90, el gobierno ha intentado su equilibrar su presupuesto, deficitario desde 1983 y animar la inversión privada. Unos cinco millones de trabajadores extranjeros desempeñan un papel importante en esta economía, especialmente en los sectores de la banca y de servicios.

Recursos naturales: petróleo, gas natural, mineral de hierro, oro, cobre.
Productos agrícolas: trigo, cebada, tomates, melones, dátiles, agrios, corderos, gallinas, huevos, leche

Principales industrias: extracción de crudo de petróleo, refino de petróleo refino, petroproductos químicos básicos, cemento, dos pequeñas plantas de laminación de acero, construcción, abonos, plásticos.

mapEncuéntranos en Google Maps »

Av. Bullrich 55 (y Cerviño)
Ciudad Autónoma
de Buenos Aires

CP 1425

Tel: 05411-4899-1144/0201
Fax: 05411-4899-0960
Email: info@cciar.com
info@ccislamicoreyfahd.org.ar