homeEl IslamCulturaIdioma ÁrabeMediaConózcanosVisítenosContacto compartir

¿Qué es Jutba?

jutbaLa Jutba es la disertación que realiza el sheij o el imam, antes de la oración del Yumu'a

Antes de la oración del día viernes al mediodía, por lo que para explicar más sobre la jutba debemos desarrollar brevemente el concepto del Salat ul Yumu'a(الصلاة الجمعة )

Dijo el Profeta de ALLAH (PyB)“El mejor día en el cual sale el sol es el viernes. En él fue creado Adán, e introducido en el paraíso; y el día del Juicio será el viernes”. 
Y también dijo:  “Hay en él una hora especial en que todo siervo de Allah, rezando, pide algo y Allah se lo concede". 

El viernes es un día de gracia, y fue especialmente consagrado por Allah (SWT) para que los musulmanes oren una oración especial. Esta oración es comunitaria y en una mezquita exclusivamente, a diferencia de las demás oraciones.

El elemento especial, y de gran importancia cultural y de orientación es la disertación previa a la oración del viernes la "Jutba" (الخطبة). En el momento en que el imam la desarrolla no se debe conversar sobre ningún asunto. 

Se recomienda a los creyentes la lectura del Corán y orar por el Profeta (PyB) antes que el imam suba al púlpito, para que se dispongan espiritualmente a fin de recibir la jutba; y está vedada toda conversación durante ese lapso. 

El imam debe expresarse preferentemente en lengua árabe clásica pero en estilo sencillo, o bien en el idioma del país o lugar. Pero la salutación y fórmulas iniciales deben ser siempre en árabe. 
Entre las reglas de la jutba, son importantes las siguientes:  Que el imam tenga la intención de pronunciar la disertación del viernes, que lo haga en forma clara y audible, y que se desarrolle inmediatamente antes de la oración. 

Los elementos de la disertación son, según el Imam Shafi'i, los siguientes: 
1. La alabanza a Dios. 
2. La inclusión de algun versículo del Corán.
3. La bendición al Profeta (PyB).
4. Orar por los creyentes.
5. La ensénanza, guía y orientación. 
La disertación consta de dos partes, y entre una y otra el imam se sienta brevemente para luego reanudarla, y de esta manera atrae la atención de los asistentes y es la sunnah.

Última Jutba

infoEl mal de ojo: males, protección y cur


Las alabanzas son para Allah, Señor del Universo, el Uno, el Eterno; Quien no tuvo principio ni tendrá fin. Supremo por sobre todas las cosas. Doy testimonio que no hay dios fuera de Él; no tiene copartícipes en su reino; y doy testimonio que nuestro amado profeta Muhammad es Su siervo y mensajero, sello de los profetas.

Que la paz y la misericordia de Allah sean con él, su noble familia y discípulos, así como con todos aquellos que les siguen en el camino correcto del Islam.

Hermanos en el Islam, les exhorto, y mi mismo, a tener temor de Allah, como Él, Altísimo, nos lo exhorta en Su Libro: [¡Creyentes! Temed a Allah y que cada quien mire lo que presentará en el mañana; y guardaos de Allah, es cierto que Allah sabe muy bien lo que hacéis] 59:18

¡Siervos de Allah! Uno de los temas que debemos conocer y entender de manera correcta, para así podernos proteger y no infligir pena alguna a nadie, es el de la envidia y el mal de ojo. Este mal puede llegar a significar calamidades para quienes son presa de ello, que van desde leves infortunios, salud y hasta causa de muerte.
Pero, ¿qué es el mal de ojo? Es observar y envidiar la bendición de otro, muchas veces deseando que ésta desvanezca de quien la posee -que Allah nos proteja de eso.
Nuestro querido profeta Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: “El mal de ojo es verdad; y si algo hubiese podido adelantarse al Destino, sería el mal de ojo. Por lo tanto, pedid el baño (del envidioso) y bañaos con esa agua (a manera de curación)”.

El Mensajero de Allah -la paz sea con él- informó a su nación que este mal tendrá gran alcance y dijo: “La (segunda) causa de muerte en mi nación, después del Destino, será por el mal de ojo”.

Siervos de Allah: También debo hacer un recuerdo y llamado a no caer en exageraciones respecto a este mal. Hago referencia a aquellos que no lo consideran real e ignoran una serie de males existentes que son producto de la mala envidia; o a quienes que extreman en este tema en dirección contraria, cayendo en un estado de temor continuo, y muchas veces de angustia y depresión. Estos últimos no dan verdadero valor a lo que el Islam ha prescrito como protección y cura en este referente, como son: la completa confianza en Allah (al-tawakkul), la certeza de que Allah Todopoderoso responde a las súplicas, la protección a través de recitar el Corán y las plegarias enseñadas por el Profeta Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. La gente que exagera en este tema, son presa fácil del Demonio, quien de a poco les va arrastrando a una espiral de susurros que termina muchas veces en enfermedades psicológicas y hasta físicas.

La ecuanimidad y el camino medio es el correcto: de quienes conocen este mal, pero no exageran en el mismo. No dicen de todo infortunio: “¡Es mal de ojo!”, sin embargo toman las medidas necesarias de protección contra el mismo, tales como la recitación de las últimas suras del Corán en la mañana y antes de dormir. Además, tienen la convicción de que todo lo bueno y malo que nos llega está dentro del marco del Destino y Decreto Divino. Nada se escapa a aquello escrito por Allah.
II
Siervos de Allah: Nuestro Creador no ha puesto un mal en la Tierra sin su cura (hadiz); y en verdad que la protección del ojo envidioso es tener fe sincera en Allah y llevar una vida correcta de mucha reverencia al Creador -altísimo sea-. Es oportuno recordar mucho a nuestro Señor y recitar las súplicas de protección que se nos enseña el Corán y la Sunna.

Nuestro Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- nos enseñó a no ser causa del mal de ojo y nos instruyó diciendo: “Si alguno de vosotros ve de sí mismo, o de su riqueza, o de su hermano, aquello que le asombra, que pida la bendición (de Allah) sobre eso, porque es cierto que el mal de ojo es real”.

Allah menciona en Su Libro, en la sura de La Caverna: [¿Y por qué cuando entraste en tu jardín no dijiste: ¡Gloria a Dios, que sea Su voluntad!, ¡No hay fuerza sino proveniente de Él!?...] 18:39. Esa fue la instrucción de un hombre justo a su amigo que un día entró arrogantemente en su espléndido jardín, frondoso y lleno de frutos.

Si la persona ha sido ya afectada por el mal de ojo, puede proceder a la cura mediante la ruqia islámica, la cual usa versículos del Sagrado Corán y oraciones proféticas. Eso forma parte de la tradición de nuestro amado profeta Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-; quien, en una ocasión, al ver el mal estado de unos parientes, ordenó a la madre de ellos, Asmá bint Umais, recitarles algo de ruqia.

Otro asunto que debe procurar el individuo, es el de no exponer exageradamente las gracias y bendiciones que Allah le ha otorgado, sobre todo si teme la envidia de algún conocido. Es relatado que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: “Ayudaos a concluir vuestros asuntos con discreción, ya que todo agraciado es envidiado”.
Siervos de Allah: el verdadero creyente no desea para sus hermanos y hermanas sino el bien, y que las bendiciones de Allah sobre ellos no cesen. Más aun, pide a Alla por ellos y por su bienestar. Se apena si les toca algún mal. El creyente reconoce que Allah agracia a quien quiere con lo que Él quiere y cuando Él quiere. Ciertamente Allah es Sapientísimo, conocedor de todo, Supremo y Soberano en Su Juicio.

Alejarse de Allah, de Su recuerdo, incurrir en pecados, vicios y faltas, nos hace vulnerables a las desgracias e infortunios. No toda calamidad personal es causa del mal de ojo… como ya hemos aclarado este punto; sino que éstas se deben a otras razones también. Dice Allah es Su Libro: [Las desgracias que os acontecen es a causa de lo que vuestras manos se han ganado, y siendo que (Allah) pasa por alto muchas cosas.] 42:30.

He aquí la importancia de llevar una vida correcta, apegada a los mandamientos divinos que nos enseña el Islam, ya que […quien haga el mal, será retribuido con/por el mismo.] 4:123.
Pedimos perdón a Allah por nuestros pecados y ofensas. Nos volvemos a Él con un arrepentimiento sincero de nuestras faltas y le agradecemos por Sus incontables bendiciones.
Pedimos a Allah refugio del mal de ojo, de caer en la envidia y ser víctimas de la misma. Le pedimos que nos proteja de todo mal. Ciertamente Allah es perdonador y Poderoso por sobre todas las cosas. Amén.


Descarga el archivo en PDF

Jutbas del 2017

jutba Ingresar

Jutbas del 2016

jutba Ingresar

Jutbas del 2015

jutba Ingresar

Jutbas del 2014

jutba Ingresar

Jutbas del 2013

jutba Ingresar

Jutbas del 2012

jutba Ingresar

Jutbas del 2011

jutba Ingresar

Jutbas del 2010

jutba Ingresar

Jutbas del 2009

jutba Ingresar

Jutbas del 2008

jutba Ingresar

Jutbas del 2007

jutba Ingresar

Jutbas del 2006

jutba Ingresar

Jutbas del 2005

jutba Ingresar

Jutbas del 2004

jutba Ingresar

Jutbas del 2003

jutba Ingresar

Jutbas del 2002

jutba Ingresar

mapEncuéntranos en Google Maps »

Av. Bullrich 55 (y Cerviño)
Ciudad Autónoma
de Buenos Aires

CP 1425

Tel: 05411-4899-1144/0201
Fax: 05411-4899-0960
Email: info@cciar.com
info@ccislamicoreyfahd.org.ar